¡Sugerencia de libro!

Hola amigos lectores,  les dejo un nuevo libro de poesía, ideal para los amantes de los versos. Les dejo el link. Disponible en Amazon

Link 1 del libro

Link 2 Amazon

FB_IMG_1542157687540.jpg

Advertisements

Somos el lienzo de un pintor.

Con trazos sofisticados, y colores extrovertidos un pintor me describió… Me dí cuenta que era el reflejo de un momento de felicidad, lo que el necesitaba, o quería.

Tomó en cuenta los detalles que me hacían única, la sonrisa reflejo de mi felicidad momentánea.

Un segundo artista me retrató en una silueta de soledad, presa del rojo y negro como símbolo de mis pecados y malicias.

Al final del día me quedé con los colores extrovertidos del primer pintor,  somos el producto de un pensamiento,del miedo, de anhelos y aspiraciones. En donde los momentos se vuelven colores y se encargan de transmitir todas las emociones que somos capaces de provocar.

Siempre conoceremos a alguien que estará dispuesto a pintar un nuevo lienzo, sin importar la estampa del autor anterior.

A flower does not think of competing with the flower next to it.It just blooms.

Me tardó más una taza de café

Tardó más mi taza de café que tu amor.

Mi café era mejor que tú, más fuerte y concentrado en hacerme disfrutar, tú no eras ni cremora.

Aunque no me gustan muy dulces, o con caramelos y un sin fin de cosas que le colocan hoy en día… Tú me gustabas con tus manías, porque a veces lo simple necesita de algo, para ser radiante.

Todas nos hemos topado con una taza de café sin sabor, muy caro, para ser tan malo. Porque caro es el precio que pagamos por equivocarnos en elegir una simple taza de café.

Tardó más una taza de café que mis ganas por retenerte a mi lado.

Porque no hay nada mejor que una taza de café fuerte y caliente para darte cuenta del error que has cometido.

 

Miles en busca de un mismo propósito

Una crisis poselectoral llevó a una inmigración Hondureña masiva.

Todo comenzó un 29 de Noviembre de 2017, cuando se presentaron anomalías en el conteo de votos presidenciales. Desde entonces la nación Hondureña ha estado bajo una dictadura, sufriendo escazes de empleo, de alimentos y salud.

Estos factores los obligaron a dejar el país que los vio nacer, en donde vivieron momentos de felicidad y tristeza. En busca de un mejor futuro para sus familiares.

Iban miles de personas de todas las edades, y en ellos nos vimos reflejados como seres humanos, como inmigrantes…

Los recibimos como hubiéramos querido que acogieran a nuestros familiares, que un día tuvieron que cruzar el desierto en busca de una mejor vida, algunos sobrevivieron de milagro, otros agonizaron hasta morir.

Porque todos conocemos a un inmigrante que sufrió y lloró por llegar a Norteamérica, volviéndose la persona más valiente al atravesar todo el trayecto.

Fruto de la corrupción en un país, con una mirada, transmitían esa tristeza de abandonar su hogar y la esperanza de una oportunidad extranjera.

Todos juntos, ayudándose y protegiéndose unos con otros. Unidos por un propósito, convirtiendo el sueño americano en una lucha, contra el cansancio, el miedo, el hambre, el calor y el frío.

Fotografías: Jenner Barrios

San Marcos, Guatemala 🇬🇹

 

 

This slideshow requires JavaScript.

 

Ayúdame a sobrevivir a tu amor

Era muy temprano para pensar, solo quería recordar tus caricias,me intriga apreciar tus ojos, cuando estás envuelto en mi ser. Mientras daba vueltas en mi cama me dí cuenta que,el amor es una muerte anunciada, aunque intentes no lastimarme, lo harás.

Sin pensar más me senté para darme un abrazo, de fuerza porque sé que te irías, pero es difícil olvidar el  reflejo de mi alma en tus ojos. No eras tan malo como parecías, ni tan bueno como te creí.

Pecamos en silencio y el Universo se deleitó con este amor, con unas manos cálidas, me arrullabas, cual niña. Ayúdame a sobrevivir a estas lágrimas que inundan mi cara, de impotencia al no ser tan valiente para hacer que te quedes a disfrutar de la vida conmigo.

Hiciste que te amara, hasta llorar. Porque ni un cigarro me tranquilizaba tanto como tus palabras al oído. Ahora tendré que fumarme otro, mientras espero que amanezca.

Porque las mejores cosas suceden cuando los demás están dormidos, y nuestros sentimientos están a flote de piel. Listos para ser expuestos y consumidos.

Ayúdame a sobrevivir a tu amor, a tus caricias y esos ojos verdes, de los que fui esclava.

Ayúdame a sobrevivir a tu amor.png

 

 

No te marches, todavía.

Aunque sea época de frío, el calor de tu ausencia inunda la habitación. Estamos obviando la tristeza de tu partida, dile a tus maletas que no corran a la puerta. Pronto podrás irte, mientras tanto acompañame con una copa de vino para cerrar la clausula de nuestro amor.

Mientras te sirvo no puedo dejar de pensar en lo maravilloso que te ves con pantalones, un rostro más relajado, aunque tengas los ojos llorosos, el reflejo de tu felicidad.

Brindemos por los buenos momentos. Unos perfectos amantes bajo una Luna que admiró nuestro amor, junto a las estrellas.

Toma un sorbo, mientras recuerdas mis labios en cada parte de tu cuerpo, yo tomaré uno en el nombre de los suspiros que ahogaste con tus besos, cada vez  que reclamaste mis movimientos.

No es necesario que tengamos un discurso de despedida, si al final. Solo cuenta lo perfecto que fue mientras duró. No creas que tienes derecho a otra copa, no puedes ser libre si estás atado a tu pasado y con un vicio.

Déjame tomar tu copa, como símbolo de paz y afecto. La guardaré como todos los momentos que vivimos entre vino y calor.

Puedes marcharte, y si no crees estar listo; me marcharé antes de que terminemos en la alfombra de la sala.

pareja-vino

 

Pierdeme en tu mirada.

No es necesario pronunciar muchas palabras, con su mirada intensa me pierde en un laberinto, verde esmeralda.

Me deleita con un beso, acompañado de una caricia que embriaga.

Y disfruto despertar cada mañana fría, en el calor de su cuerpo. Anhelo que los días sean tan largos para aprovechar su exquisita compañía.

Seduciendo cada estrella, con una danza nocturna, mientras el vino nos hace valientes.

Cada centímetro de su alma se refleja en esos ojos que pierden, en esas manos que queman, y en esos labios que enloquecen.

 

Frío.

En un lugar, desolado, con mucho viento, me encaró… El frío se hacia presente, y quería adueñarse de mí. Con el corazón a flote; lleno de dolor, quise correr del lugar que tanto amé, porque las circunstancias me lo pedían.

Mi corazón exigía que me alejara del presente que olvidara lo sucedido, para encontrar primavera en otro sitio, apunto de levantarme; los recuerdos me golpearon, mientras las lágrimas inundaban mi rostro; las rosas se congelaban, y mis brazos tomaban impulsos.

Intentando escapar del frío que sembré, recordé los momentos que reí en el mismo lugar, como anhele llegar allí, y sí, me encontraba en donde había soñado. Decidí afrontar la situación, me quité la chaqueta por la ocasión, necesitaba estar a la altura.

Y entonces te vi… con los puños cerrados y las oportunidades evaporadas, los sueños rotos, además de una nariz congelada. Te tomé del hombro y abracé tu reflejo, le devolví las caricias y los besos que un día me salvaron, porque necesitaba liberarme de tu recuerdo.

Sin más que decir, tomé mi chaqueta y me marché a un sitio donde nunca hacia falta el calor,porque ya no te necesitaba, aunque el frío de tu persona me hubiera consumido, y fueras perfecto, no me daba cuenta de tu gran defecto.

Entre letras

Otra vez no podía dormir, la misma hora, la misma cama y la ausencia se hacia presente; entraba por mi ventana sin invitación alguna, mientras; el frío de la soledad me abrazaba para que no me sintiera abandonada.

No podía regresar, pero si podía hacer que regresaras.

Comencé a escribir sobre las madrugadas llenas de amor, los besos y abrazos adornaron cada segundo; los suspiros no faltaron y las caricias nunca sobraron.

Entre letras sentí el calor de tu presencia, aunque ya no estabas en la tierra.

A medias.

Como todos los días la rutina era su fantasma, con el cual había aprendido a vivir. Con un cariño enorme, se entregaba a la monotonía que su amor provocaba.

Un amor a medias; medio querer, con sentimientos incompletos y con acciones frustradas.

Pero cuando aquel hombre de ojos verdes aparecía, el descanso era eterno, se ilusionaba por completo, se olvidaba de si misma y del amor que una vez se tuvo.

Entre sus brazos dormía y la soledad esperaba su turno para abrazarla cuando se diera cuenta de su querer fingido.

No era rara por no enamorarse, era muy inteligente para caer en sus mentiras.