¡Benito Juárez merece estar en mi blog!

Un hombre humilde, sensato, caritativo, y con gusto por la política.

Benito Juárez se merece un lugar en mi blog, le regalo miles de palabras. Si piensan que hablaré del Presidente mexicano están equivocados, aunque sus cualidades sean parecidas, son dos personas diferentes.

18951422_10210752124773276_6642477116940787187_n.jpg

Le escribo al hombre sampedrano, que cruzó la frontera en busca de un sueño que ha ido construyendo, un excelente hijo, hermano, tío, padre y ahora abuelo.

Un hombre visionario que vela por los suyos y por las demás personas, principalmente por los inmigrantes latinos, es indescriptible el trabajo que realiza día a día, por cada ser humano que necesita de su ayuda. Y es de aplaudir esa valentía, es de admirar la fuerza con la que ha logrado salir adelante.

No me alcanzan las palabras para poder describir al hombre guatemalteco, que a pesar de la distancia no se olvida de sus raíces.

Un espíritu luchador y un alma alegre, son características del hombre, que vino a la vida un 24 de Septiembre.

Le agradezco a Dios por brindarle un año más de vida, y le pido que sean muchísimos más.

Mis mejores deseos siempre.

¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS AL MEJOR!!

Advertisements

Enviciame

Enviciame de amor, dueño de lo ajeno, hurtame con tu calor, el frío de mi corazón. Explora mi alma para encontrar la receta perfecta, apoderate de mi mente y obligame a ver tus ojos color miel.

Dedicame las madrugadas que robaste años atrás, obsequiame la Mar para dejar ir las canciones que me prohíben pensar en tí.

Enviciame con tu olor, y enloqueceme con tus miradas, absorbe mis conversaciones y ahoga mis enojos con un beso acompañado de una caricia.

Enamorame sin miedo, que puedo quedarme a tu lado enviciada de este amor. imagenes-de-amor-cristianas-tumblr-2-e1481212573917.jpg

En un rincón.

Completando los pedazos de mi corazón me quedé acorralada en un rincón, esperando a que pasaran los días, los meses y los años.

Feliz de la vida, sumergida entre libros, no sentí el frío que inundaba mi cuerpo. Tomé precauciones con las aventuras para no enamorarme.

Aprendí tan bien, que ahora estoy perdiendo la batalla, ante un hombre que se ha vuelto el personaje de mi libro favorito, podría dedicarle la Luna, llena de suspiros y enredos.

Y no me importa perder una vez más, que de algo estoy segura, si se ha vuelto el muso de mis letras, el jefe de mi insomnio ha de estar haciendo algo bien para aparecer tan noche en mi pensamiento.