Permaneces en mis pensamientos, porque tus manos han acariciado mi cuerpo, y no es un delito recordar el frenesí que nos envuelve durante horas, el pecado sería dejar morir este delirio que hace sentirnos vivos a cada segundo.

Es indescriptible el deleite de tu evocación, llena de encanto que día a día me renueva, haciéndome sentir una especie de fantasía intento tener el control, pero prefiero amarme por ti, a vivir sin ti. 

Y sin más preámbulos se hundió en sí misma homenajeando al hombre  dueño de sus corrompidas locuras.

 

Fotografía: Nicotina

Amarte, amarme 💕👐

A post shared by Nicotina® (@nicootina_) on

Advertisements