No es otro poema de amor, es solo que me quedé sin oxígeno al ver tus ojos; culpables del encierro de mi musa deseosa de tocar tus manos, la amarré en el sofá tratando de mantener la cordura ante ti. Por un momento me sentí la protagonista de un libro al quedarme sin aliento por no tener el más mínimo contacto físico contigo.

Todo cambió porque… Después del primer amor, y los errores llega el amor verdadero.

El insomnio desgarrador al pensar como va a acabar esto pasó acompañándome toda la noche, no puedo nadar pero nunca es tarde para aprender.

Advertisements